jueves, 9 de septiembre de 2010

Hija adoptiva rompió el silencio y manifestó tener gran pena por muerte de Paul Schäfer

Rebeca Schäfer acudió al Centro de Reinserción Social (CRS) de Gendarmería, a fin de ser objeto de un segundo examen presentencial ordenado por la Corte de Apelaciones de Talca

LINARES.- La hija adoptiva -sin derecho de filiación- de Paul Schäfer, Rebeca Schäfer, rompió el silencio tras concurrir ayer a una diligencia judicial en esta ciudad, asegurando tener una gran pena por la muerte de su padre, indicando también que está totalmente desligada de la ex Colonia Dignidad desde hacer más de 15 años.

La mujer llegó poco antes de las 09.00 horas de ayer a las dependencias del Centro de Reinserción Social (CRS) de Gendarmería, ubicadas detrás de la catedral de Linares, a fin de ser interrogada por un psicólogo y asistente social de la institución penitenciaria, diligencia encomendadas por la Corte de Apelaciones de Talca.

Rebeca llegó al segundo piso del edificio Bernardo O’Higgins, acompañada por un hombre que no se identificó. De baja estatura y vestimenta, típica de los integrantes de la ex Villa Baviera, la mujer estuvo cerca de dos horas al interior del CRS, mientras en las afueras la persona que la escoltaba reaccionaba muy nervioso ante la presencia periodística.

“NO QUIERO HACER MÁS DAÑO”

Tras el término de la diligencia, la hija adoptiva del fallecido jerarca alemán salió del inmueble, Previo a enfrentar a la prensa, saludó cordialmente a uno de los actuales voceros de la ex Colonia, Ricardo Alvear, quien también llegó al CRS para diligencias similares a las de Rebeca. Alvear abrazó a la mujer e incluso reclamó por la falta de privacidad, para poder cursar un par de palabras sin ser escuchado por la prensa.

Un dato relevante es que Rebeca Schäfer jamás ha hablado con los medios de comunicación desde que llegó a Chile en forma voluntaria, tras la captura de Paul Schäfer en Argentina. De hecho, sólo se le vio fugazmente en el velatorio del ex líder germano realizado en un cementerio privado en Santiago. “No estoy en condiciones para hacer declaraciones, llevo una gran pena y, por favor, quiero que me dejen tranquila”, afirmó,

A la vez, expresó no saber nada de lo que acontece actualmente en Villa Baviera, en especial, del millonario remate efectuado recientemente y de los proyectos turísticos que están en curso en el predio germano. “No sé nada de eso, porque no participó más en la colonia, hace de más 15 años”, indicó. En tanto, sobre la actitud de los actuales directivos que no permitieron sepultar el cuerpo de Schäfer en la Villa Baviera, manifestó que “no quiero hablar de eso porque, yo no quiero hacer mas daño”.

CALENDARIO DE CITACIONES

A la diligencia realizada ayer en el CRS de Linares debía concurrir también -en horas de la tarde- el ex colono, Uwe Collen, pero dicha persona se encuentra en calidad de rebelde, tras haber viajado con destino a Alemania sin retornar a Chile en el plazo comprometido con la justicia. En este mismo lugar, hoy en la mañana, será el turno de Olalia Vera, Hugo Hidalgo y Edith Malessa, ésta última, también en calidad de rebelde.

Por su parte, el 22 de septiembre próximo, esta vez en el CRS de Gendarmería en Talca, será el turno de Hartmut Hopp, considerado en su momento como el segundo hombre en la jerarquía de la ex Colonia. Ese mismo día, pero en Linares, concurrirá Peter Schmidt, quien lideró a los escoltas de Schäfer cuando el ex líder germano estuvo oculto en Argentina por casi diez años, junto a Rebeca Schäfer.

En total son 27 los ex colonos y chilenos ayudistas que deberán acudir al examen presentencial, tras lo cual, Gendarmería entregará los informes a la Corte de Talca, donde recomendará si pueden o no cumplir sus condenas en libertad, ya que el primer examen realizado hace años negó todo tipo de beneficios. Tras ello, el máximo tribunal regional estará en condiciones de dictar fallo definitivo, confirmando o revocando las condenas decretadas por el ministro en visita, Hernán González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario