lunes, 6 de septiembre de 2010

Concepción terminó con la ilusión liguillera

Los rojinegros estaban obligados a ganar los dos partidos que tenían por delante y como se cayó en justicia ante los lilas, ahora se dará paso -después de Puerto Montt- a enfrentar un anticipado y largo receso. No queda otra que esperar el torneo 2011

Exhibiendo un juego asociado, buen trato de balón, anticipación en la marca y solidez defensiva, el equipo de Deportes Concepción derrotó ayer como visitante 2-0 a Rangers y terminó con la ilusión rojinegra de acceder al octogonal final de la Primera B, asegurando de paso su clasificación para la fase decisiva del torneo.

Y es que los lilas fueron claramente superiores a los talquinos, quienes no estuvieron a la altura de lo que venían mostrando en las últimas fechas y muy distantes del nivel que se requería para enfrentar un duelo clave en sus pretensiones de seguir en carrera. La derrota dejó a los dirigidos de Fernando Cavalleri absolutamente eliminados de la liguilla final y el próximo duelo, como forastero, ante Puerto Montt, asoma como un mero trámite para completar el calendario.

La ilusión de liguilla pasaba exclusivamente por ganar los seis puntos finales del torneo. En todo caso, los objetivos y fracasos en el fútbol se sustentan en una temporada y no hay dos opiniones para concluir que aquella opción se dejó escapar en la horrible racha de diez fechas sin ganar, lapso en el cual, con Rubén Vallejos en el banco, se sumó sólo uno de 30 puntos disputados. Mucha ventaja para intentar remediar su suerte con el repunte que mostró el técnico Fernando Cavalleri.

La racha no bastó, aunque por lo menos sirvió para mantener la categoría y escapar del fantasma del descenso a Tercera División, que hace poco tiempo se dejó sentir con fuerza.

SUPERIORES

A la hora de apegarse a los 90 minutos de ayer quedó reflejado en la cancha una clara superioridad de Deportes Concepción. Los visitantes fueron los dueños del balón -con jugadores de buen pie-, anticiparon en defensa y cerraron todos los espacios a un Rangers impreciso y desconectado en sus líneas. Los lilas fueron un equipo corto y los talquinos muy largo.

En el primer tiempo ya Mora se transformaba en figura y evitaba la caída de su portería, mientras que De Agustini era un espectador. Lo mismo pasó en el complemento, aunque la poca claridad en el juego y las expulsiones dieron paso a la ofuscación en los rojinegros que terminaron el duelo con nueve hombres, producto de las expulsiones de Abraham Gómez, por falta a Nasa, y de Christian Gálvez, por dar un pelotazo a Berríos, en los 59' y 87' minutos, respectivamente.

La apertura del marcador era cosa de tiempo. En los 61’ un lanzamiento de esquina que ejecutó Nasa -era el undécimo- significó que Alexis Salazar con impecable cabezazo anotara el 1-0.

NADA MÁS

Con la ventaja, Concepción se soltó más en el terreno y Rangers mantuvo su confusión. La consecuencia de aquello llegaría en los 77' cuando el colombiano, Hamilton Ricard, recibió en el área por la derecha una asistencia de Nasa y con remate cruzado derrotó a Mora para anotar el 2-0.

Al otro lado no había ideas y menos claridad en el juego, combinación perfecta para caer en la desesperación y acrecentar la frustración porque se escapaba la ilusión de seguir en carrera.

A las expulsiones de Gálvez y Gómez, habría que sumar la baja de Avendaño por acumulación de amarillas para enfrentar a Deportes Puerto Montt en el sur, elenco que ayer eliminó a Universidad Católica en Copa Chile y que como consecuencia de la derrota de Unión Temuco ya aseguró el primer lugar del grupo sur y entrará con tres puntos de bonificación al octogonal final.

FUTURO

Por ahora, los talquinos deberán completar el calendario el próximo domingo en Puerto Montt y darán paso a un largo y anticipado receso, tiempo en el cual seguramente tendrán que definir su futuro institucional donde los hermanos argentinos, Ricardo y Sebastián Pini, tienen mucho que decir. Al final los hinchas se resignaron y la reflexión en el Municipal de Linares fue que “el tiempo perdido jamás se recupera”.

Fue un año de muchos desaciertos y una espera excesiva para Rubén Vallejos. Las consecuencias están a la vista, aunque todavía queda mucho de incertidumbre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario