domingo, 8 de agosto de 2010

Autoridades llaman a tomar medidas urgentes en templos de la calle 2 Sur


El intendente del Maule, Rodrigo Galilea, se reunirá mañana con la empresa contratista para llegar a algún acuerdo tras el fracaso en el inicio de obras

TALCA.- Preocupación surgió entre las autoridades maulinas a raíz de la noticia de que la empresa de demoliciones Amo y Compañía no realizará las labores de retiro de las torres de las iglesias Corazón de María y Santuario de María Auxiliadora, severamente dañadas por el terremoto de fines de febrero. El llamado fue a intervenir urgentemente en el tema debido al riesgo para la ciudadanía que constituyen dichas estructuras, donde los trabajos deben realizarse de forma inaplazable.
La firma contratista visitó el templo de calle 8 Oriente el viernes en la mañana para evaluar los daños, definir el estado del edificio y tomar las medidas necesarias de seguridad al momento de demoler. No obstante, decidieron no iniciar las faenas por el peligro de caída de material ya que los torreones están inestables e, incluso, con una inclinación de 90 centímetros y las fundaciones de soporte absolutamente destruidas. En tanto, la Diócesis de Talca explicó que Amo y Compañía no realizaría las tareas pero por no contar con la maquinaria necesaria para ejecutar la demolición parcial.
El intendente del Maule, Rodrigo Galilea, precisó que existía un presupuesto informado por el Obispado y que fue aceptado por el Gobierno Regional para colaborar, pero surgieron estos inconvenientes que siguen manteniendo a la deriva el futuro de las iglesias.
Sin embargo, antes de declarar fracasada esta gestión, adelantó que a través del director de Obras de la municipalidad talquina, Alejandro Sepúlveda, solicitó una reunión para mañana con Lyncoln Amo -representante de la empresa contratista- para llegar a algún tipo de acuerdo en el tema.
“Es urgente realizar trabajos. Hay una de las torres que se sigue inclinando en el Corazón de María, así que el tema es de primera importancia… Estamos en un impasse, así que mejor conversar cara a cara con el propietario de la empresa para ver qué posibilidades reales hay de iniciar esto lo antes posible”, puntualizó Galilea.

INCERTIDUMBRE
El alcalde de la capital regional, Juan Castro, se mostró muy preocupado en torno al tema. Señaló que conversó con el director de la Comisión Diocesana de Reconstrucción, padre Felipe Egaña, quien le aseguró que la empresa partiría con las intervenciones el martes pasado. Sin embargo, precisó que eso no fue así y que ahora se suman estos inconvenientes.
“Me preocupa que la empresa sienta que hay un alto riesgo en la bajada de las torres, ya que dicen que las bases de la iglesia están muy dañadas. Seguramente el lunes veremos este tema con el director de Obras, el padre Felipe representando al Obispado, la empresa y la Intendencia”, precisó.
Aseguró que es de suma urgencia tomar medidas al respecto para bajar el riesgo de las estructuras. “Lo que menos queremos es que se produzca un accidente o a una familia le pase algo. Eso es lo que más me preocupa como alcalde y lo veremos el lunes (mañana) con la empresa que es la que tiene los medios técnicos para bajar el riesgo”, agregó.
Igual posición tomó el gobernador de la provincia de Talca, José Antonio Arellano, quien insistió en que ya es tiempo de tomar medidas rápidas y urgentes en los templos de la calle 2 Sur por el riesgo para las personas, los vehículos y la seguridad pública.
Aseguró que instará a un pronto acuerdo en torno al tema ya que ha existido bastante espera para decidir el futuro de las iglesias. Precisó que está muy preocupado por la seguridad, sobre todo, en una calle con tanto tráfico y que constituye una avenida principal de la ciudad que debe ser rehabilitada como corresponde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario