lunes, 19 de julio de 2010

Tribunal condenó a multitienda por despidos injustificados tras terremoto

El bullado caso de la Multitienda Urmax es el primero donde una empresa de gran tamaño es sancionada por utilizar el “caso fortuito” sin justificación legal

TALCA.- En una sentencia de 24 páginas, la jueza del Juzgado de Letras del Trabajo de Talca, Lis Aguilera, condenó a las siete sociedades anónimas que forman parte de la Multitienda Urmax a pagar las indemnizaciones sustitutivas, años de servicio y aumentos legales, a los 11 trabajadores que se desempeñaban en el local ubicado en Talca y que fueron despedidos tras el terremoto.

Fue justamente dicha situación -es decir, la tragedia del 27 de febrero pasado- la que motivó a la empresa a utilizar la figura legal del “caso fortuito” o “fuerza mayor”, para desvincular a todo el personal que se desempeñaba el local de Talca, ubicado en pleno paseo peatonal, en calle Uno Sur, entre 4 y 5 Oriente. En dicho contexto, no se canceló indemnización a los empleados.

Pero los trabajadores se hicieron asesorar por el abogado laboralista, Hugo Escobar, presentando una demanda donde exigieron el pago de poco más de 32 millones de pesos, la primera tras el terremoto que involucraba a una empresa de gran tamaño. Entre los fundamentos estaba que, al notificar los despidos, la multitienda citó el terremoto y Tsunami que afectó al local ubicado en Constitución, aunque en la realidad, dicha tienda fue reabierta a los pocos días.


“CASO FORTUITO”

Al dictar sentencia, la jueza primero analizó detalladamente la polémica causal del “caso fortuito” o “fuerza mayor”, señalando que para ser utilizadas para poner fin a una relación laboral, sólo se configuran “en la medida que hagan imposible el cumplimiento de las obligaciones principales que emanan del contrato de trabajo, es decir, deben ser de tal magnitud que provoque una imposibilidad absoluta de dar cumplimiento a las obligaciones contractuales impuestas al empleador”.

“En la especie, no se encuentra acreditado la existencia de los daños causados al inmueble de calle Uno Sur a consecuencia del terremoto, la entidad de los mismos y menos aún la imposibilidad absoluta de dar cumplimiento a las obligaciones esenciales que le impone el empleador el contrato de trabajo, esto es, la de proporcionar el trabajo convenido y pagar las remuneraciones y que sea consecuencia inmediata y directa del terremoto”, indica.

La sentencia añade que, aún “en el supuesto que se estimare que el terremoto afectó al local comercial de Multitiendas Urmax, este hecho imprevisible por cierto, no fue absoluto, porque se trató de un siniestro que no afectó a toda la empresa en términos que hubiera hecho imposible que continuara con su giro comercial, pues se encuentra acreditado que cuenta con otros 16 establecimientos comerciales a lo largo del país y que el ubicado en Constitución había reiniciado su actividad comercial, de modo que bien pudo reubicar a los demandantes”.


SOCIEDADES ANÓNIMAS

A su vez, en cuanto a las siete sociedades anónimas, entre ella Grandes Almacenes Hojas S.A., la jueza concluyó que todas “conforman un grupo de empresas aglutinadas bajo la denominación Multitiendas Urmax, pues en ellas se evidencia la existencia de una gestión común económica, comercial, administrativa, financiera y de trabajo, un poder de dirección laboral vinculante respecto de los trabajadores y bajo el control de un centro decisorio común”.

En este sentido, subraya que se debe “reconducir a dicho grupo de empresas al concepto de empresa que impone la ley para los efectos jurídicos laborales; en consecuencia, en tal carácter deben responder solidariamente del pago de las indemnizaciones legales que les corresponden a los demandantes, por haberse acreditado en la presente causa que sus despidos fueron injustificados”.

Por ello, se condenó a todas esas sociedades anónimas a pagar las indemnizaciones exigidas por los trabajadores. En todo caso, a partir de la fecha del fallo, las partes en litigio tienen plazo legal para presentar recursos legales y llevar posiblemente el caso ante la Corte de Apelaciones de Talca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario