viernes, 30 de julio de 2010

Retiro de torres dañadas parte el martes

El proceso se calcula durará dos a tres semanas, en las que se instalarán las faenas, se controlarán riesgos y se bajarán dichas estructuras de los templos de 5 y 8 Oriente


TALCA.- Tras cierres y aperturas de la calle 2 Sur, estudios de ingeniería y críticas desde diferentes sectores ciudadanos, el martes finalmente comenzarán las operaciones de retiro de las torres del Santuario de María Auxiliadora e iglesia Corazón de María de la capital regional, dañadas severamente tras el terremoto de fines de febrero y que atemorizan a las miles de personas que transitan frente a ellas, por el riesgo de algún derrumbe.

Así lo dieron a conocer el vocero de la Comisión de Daños a los Templos de la Diócesis de Talca, padre Felipe Egaña, y el intendente del Maule, Rodrigo Galilea, tras un encuentro que sostuvieron ayer en la mañana donde afinaron el tipo de trabajo que se realizará, los tiempos de ejecución y los dineros necesarios para las obras, conversaciones que llegaron a buen puerto y que lograron agilizar el tema a cinco meses del cataclismo.

El padre Egaña, también vicario de Talca Rural, indicó que en la reunión se acordó la manera en que se procederá a partir del 3 de agosto a bajar los torreones, imagen clásica, histórica y arquitectónica de la capital regional. Subrayó que esta labor será un trabajo bastante delicado ya que si dichas estructuras no son retiradas con la prolijidad y experticia necesaria, pueden constituir un riesgo conjunto para las mismas iglesias.

“Con esto creemos que termina un tiempo de molestia para mucha gente, pero que pensamos que fue necesario para que hiciéramos las cosas como era debido, con tranquilidad y bien hechas. Agradecemos al intendente ya que vamos a hacer un trabajo conjunto en esta materia”, subrayó.

El sacerdote explicó que el martes comienza un proceso técnico, el cual está respaldado por un programa que se desarrollará en las siguientes semanas. Asimismo, indicó que las obras durarán un par de semanas donde habrá una intervención del sector y cambios en el tránsito de la calle 2 Sur.

PROCESO

El intendente regional, Rodrigo Galilea, aclaró que el costo de bajar las torres de ambas iglesias es de alrededor de 12 millones de pesos más Impuesto al Valor Agregado (IVA), los que serán obtenidos desde el fondo para demoliciones que revisten peligro para la ciudad y la Iglesia.

Aclaró que se contrató una empresa especialista que cuenta con la maquinaria necesaria y que ya está en la zona. Para las labores se dispondrá de un ingeniero supervisor que deberá velar por la prolijidad del retiro, con la finalidad de no producir más destrucción en los templos ni en las edificaciones aledañas.

“Se tomarán todos los resguardos del caso. La ciudadanía va a tener que soportar de nuevo, probablemente, interrupciones en la calle 2 Sur. Eso lo vamos a coordinar con el seremi de Transportes, pero esperamos que en dos o tres semanas los trabajos estén completamente terminados y los riesgos que existían en la 2 Sur se terminen”, dijo.

La máxima autoridad regional fue enfática en recalcar que el proceso de demolición comenzará sí o sí el martes, ya que existen coordinaciones con el proveedor y el presupuesto está hecho, por lo que sólo faltarían trámites menores. “Para todos los transeúntes era motivo de preocupación pasar frente a estas dos iglesias y esperamos que esa inquietud cese en el más breve plazo posible”, agregó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario