jueves, 8 de julio de 2010

Padres y docentes coinciden en potenciar la prevención

Tras conocer las cifras del estudio del Conace, especialistas indican una urgente implementación de programas informativos destinados a enseñar a los jóvenes sobre los riesgos que surgen tras el consumo de estupefacientes


TALCA.- El estudio que indica un aumento del consumo de cocaína entre escolares fue la advertencia que incentivó más trabajo para reducir los índices de consumo en la población juvenil. Autoridades educativas hicieron un llamado a potenciar políticas de información para fomentar la prevención.

Las cifras indican que el consumo de cocaína en menores de edad aumentó en todas las regiones, siendo el Maule una zona que muestra cifras mayores a la media nacional. Directores de varios establecimientos coinciden en que esta situación debe ser evitada con programas de prevención, más que penalizar una conducta irresponsable de los estudiantes. Andrés Valdebenito, director del Liceo Carlos Condell, explicó la necesidad de que la sociedad pueda conversar estos temas como un problema de todos: “Debemos incluir las drogas como un tema de discusión nacional, cuando los niños están en clases, no están consumiendo, están aislados del mundo, y eso es un logro, pero salen de clases y eso se pierde cuando la sociedad no participa del proceso formativo”.

UN TEMA SOCIAL

El docente destacó que la información en los jóvenes es una herramienta más efectiva que aumentar la penalidad sobre el consumo, siendo necesario “evitar la estigmatización sobre el uso de drogas, incorporar el consumo como una temática social. Hoy vemos que las drogas que provocan un mayor desorden sicológico son las más consumidas, el alcohol y la cocaína son sustancias que generan un comportamiento equívoco en los menores que debe ser reparado a través de un plan pedagógico”.

Fabiola Gálvez es presidenta del Centro de Padres del Liceo Abate Molina (LAM), y destaca que la vigilancia en las calles permite alejar a los narcotraficantes de los escolares, evitando ‘encerrar’ a los alumnos para bajar los índices: “Los padres están realizando su labor en los hogares y el liceo hace su trabajo mientras los jóvenes están en clase, pero hay un periodo en que ellos están en la calle, propensos a situaciones de venta y ofrecimiento, las que deben ser consideradas para evitar los momentos donde existen opciones de acceder al consumo”.

CONTENIDOS EDUCATIVOS

El director del LAM, César López, indicó que la prevención está incluida dentro de la programación curricular: “Ya sea a través de la lectura o la aplicación científica, además de asignaturas formativas que potencian el desarrollo personal. Tratamos de crear una mirada proactiva para apoyar a los jóvenes en este tema, mirado como un ejercicio de prevención que debe ser apoyado con otras instancias”.

El prefecto de Talca, coronel Rodolfo Carvallo, indicó que es necesario atender los aspectos sicológicos que detonan estas conductas, señalando que “un aspecto importante es la imitación que se presenta en la primera adolescencia, niños de 12 o 13 años que imitan el comportamiento de amigos mayores o incluso el comportamiento que observan en sus casas”. Carvallo destacó los trabajos que realiza Carabineros al respecto: “Disponemos de un calendario de charlas de prevención, programadas en diversas comunas de la región. Enseñamos a los jóvenes a identificar las condiciones de abuso, la tipología de las drogas y los nefastos efectos que causan sobre el ser humano”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario