viernes, 25 de junio de 2010

“Será un concierto de pura candela”

El TRM será el escenario para recibir grandes éxitos del artista como “Huellas”, “Las Seis”, “Sed de Gol” y “Mágico”


TALCA.- Joe Vasconcellos luego de recorrer la zona devastada llevando su música para devolver la alegría de los miles de damnificados, llega a la capital maulina con los éxitos que lo hicieron conocido como “Huellas”, “Las Seis”, “Sed de Gol” y “Mágico”, que serán presentados el sábado 10 de julio en el Teatro Regional del Maule, en una gira que incluye Calama, Antofagasta y Coquimbo.

“La Gloria de Chile” se titulo la cruzada de música que realizó los días post terremoto. En la Región del Maule alguna de las ciudades beneficiadas con la alegría de sus acordes musicales fueron Chanco, Pelluhue, Curanipe, Pichilemu y Constitución. Hoy con el país con un poco más de calma regresa hasta el epicentro del cataclismo para presentar el concierto similar al que realizó en la celebración de sus 50 años, “Mágico-El Recital”.

Los interesados en ser parte de la fiesta Joe en Concierto pueden adquirir sus entradas, las que van a partir de los cinco mil pesos, a través de ticketmaster y en las boleterías del Teatro Regional del Maule.

¿En qué consistirá el concierto en Talca?

“En un principio haríamos un show acústico pero como ya lo habíamos realizado en varias oportunidades, decidimos ir con toda la banda y presentar el concierto de los 50 años en donde se incluyen temas nuevos y los clásicos. El show está pensado en un nivel para que no decaiga nunca. Será un concierto de pura candela y el TRM se presta para eso. Lo pasaremos muy bien”.

Vuelves a la región luego de haber solidarizado en medio del desastre ¿Cómo viviste ese tiempo?

“Nosotros estábamos igual de asustados que todo el mundo, porque finalmente todos estábamos sufriendo, en nuestros hogares e incluso las personas de la producción también tuvieron problemas. Sin embargo, todos permanecíamos enteros físicamente y decidimos entre todos, no solamente mis músicos, hacer lo nuestro en la zona afectada. Queríamos llevar un formato que no fuera agresivo sino que fuera accesible a la gente y que pudiéramos generar una instancia en la que no sólo tocáramos sino que habláramos y nos abrazáramos un rato que era lo que necesitaba la gente”.

¿Tienes algún recuerdo que te haya marcado de esos momentos?

“Son tantas historias. No quiero hablar de las tristes pero si de los momentos poéticos y esperanzadores. Estando en Pelluhue en medio de toda la tragedia y de la desolación encontré una petunia, con el brillo del sol me dio la impresión de que la vida sigue, que es hermosa y uno obviamente se la cuestiona bastantes. En otros lugares la gente nos decía cosas que nos destrozaban el corazón como cuando nos contaban que los ramillones que tenían en sus manos eran lo último que les había dejado un ser querido al tratar de salvarse de las olas. Eso es muy fuerte. También hay momentos luminosos y me sentía agradecido de estar haciendo lo que más me gusta”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario